Taller del valor "Responsabilidad"

                                                           RESPONSABILIDAD

 

Si tomamos una definición de diccionario sobre lo que es responsabilidad, encontraremos que:Responsabilidad es tomar decisiones libremente aceptando las consecuencias, deberes y obligaciones.

También encontraremos que la palabra responsabilidad tiene su origen en el latín 'responsum'que significa “responder”.

La responsabilidad comienza desde el momento en que tomamos plena conciencia de la decisión que estamos tomando y las consecuencias, positivas o negativas que esto nos puede traer y si vamos un poco más allá, los riesgos que conlleva el tomar la decisión y a lo que estamos renunciando por ella.

Una persona responsable siempre analiza y considera  las consecuencias de sus acciones antes de tomar una decisión y que cuenta con la capacidad de considerar y analizar los pros y los contras. Bajo estas bases, podemos afirmar que una persona responsable “se conoce a sí misma y toma decisiones de acuerdo a lo que sabe de antemano, que puede responder por ello”.

La responsabilidad tiene dos connotaciones:

La primera enfocada a tomar decisiones libremente, aceptando hasta las últimas consecuencias de nuestras acciones.  Es decir, una cosa es “responder por mis acciones”.

 Y la segunda, a cumplir con lo que me toca, hasta el final y bien.Es  decir “cumplir con mis obligaciones”

Por lo tanto, no podemos decir que hemos cumplido cabalmente con nuestra responsabilidad hasta que nos embargue el sentimiento ético de libertad y bienestar que nos resulta cuando respondemos correctamente y cumplimos hasta el final y de acuerdo a lo acordado desde el inicio.

La responsabilidad y la libertad mantienen una relación íntima es decir, no pueden ir separadas ya que por un lado ser responsables significa que ejercemos nuestra libertad y somos independientes pues no dependemos de los demás para tomar decisiones sobre nosotros mismos, nuestras acciones y nuestra vida, es decir “asumir y cumplir con la parte que le toca”.

Y por otro lado, cuando una persona ha cumplido con sus obligaciones se siente “liberado”, es decir, que ha cumplido correctamente en tiempo y forma y puede seguir su camino sin pendiente, culpa o remordimiento.

El ser personas responsables nos da la oportunidad entre otras cosas,  de ganarnos la confianza y respeto de las demás personas, tener madurez en la toma de decisiones, libertad en nuestras decisiones  y asumir el control  de uno mismo y de nuestras acciones.